De la crisis a la recuperación verde: EUROCLIMA+ y sus potencialidades

"EUROCLIMA+ representa una oportunidad única para impulsar una recuperación verde en el contexto de la crisis", Jürgen Hess, Coordinador de Clima de GIZ para Latinoamérica

En el marco de la crisis que ha generado la pandemia del COVID-19, y la necesidad de implementar políticas y acciones para la reactivación económica post crisis, que atiendan también las urgentes demandas sociales, diversos actores globales han planteado que el diseño de estos planes debe estar en línea con las metas climáticas del Acuerdo de París, aprovechando la oportunidad para impulsar una recuperación verde (green recovery) a nivel global.

Ya en abril pasado, la canciller alemana Angela Merkel planteó que la tarea sigue siendo implementar el Acuerdo de París: “[…] lo esencial es el éxito global en la preservación del clima", indicó Merkel abogando porque "todos en la comunidad internacional" realicen su "contribución". En su discurso, la canciller alemana advirtió que los debates sobre el reparto y destino de los programas coyunturales para reactivar la economía tras la crisis desatada por el COVID-19 deben tener siempre en cuenta criterios medioambientales y climáticos, combinando ecología y economía, y así responder de manera conjunta a ambas crisis.

Esta perspectiva presentada por Merkel se vincula con el Pacto Verde Europeo (European Green Deal) dado a conocer en diciembre de 2019, mediante el cual la Unión Europea ha mostrado el camino a seguir para que Europa se convierta en el primer continente climáticamente neutro al 2050, considerando el uso eficiente de los recursos, el paso a una economía limpia y circular, la conservación y restauración de la biodiversidad y la reducción de la contaminación como ejes principales.

En coherencia con el Nuevo Pacto Verde y la recuperación verde recientemente planteada (julio de 2020) se encuentra EUROCLIMA+, programa insigne de la UE con América Latina en cambio climático, mediante el cual se busca reducir el impacto de este fenómeno y sus consecuencias a través de la cooperación con 18 países de la región, y mediante 7 agencias implementadoras (AECID, AFD, CEPAL, EF, FIIAPP, GIZ, UNEP), promoviendo la mitigación y adaptación, la resiliencia y la inversión verde.

Cada una de las agencias que participa en EUROCLIMA+ aporta al programa su experiencia y potencialidad para apoyar el desarrollo de las políticas climáticas en América Latina, para así colaborar con los procesos de implementación y/o actualización de las Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDC, por sus siglas en inglés) de cada uno de los países socios. En el caso particular de la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) GmbH, encabeza acciones en las líneas del programa “finanzas climáticas” y “coordinación intersectorial, multinivel y múltiples interesados”, y los sectores de “Movilidad Urbana”, “Energía”, “Bosques, Biodiversidad y Ecosistemas” y “Producción Resiliente de Alimentos”, temáticas donde la cooperación alemana tiene una amplia experiencia y trayectoria.

A continaución se presenta el resumen de una entrevista realizada a Jürgen Hess, Coordinador de Clima para Latinoamérica en GIZ sobre EUROCLIMA+, sus proyecciones y los aportes de la cooperación alemana al programa.

Jurgüen Interior

¿Qué nuevas potencialidades ha mostrado la colaboración con los países latinoamericanos a través de EUROCLIMA+?

Los países de América Latina también tienen un papel importante en el contexto climático internacional y en la política climática global. Algunos de ellos destacan por sus políticas y enfoques progresistas en lo que respecta al desarrollo compatible con el clima, por lo que, sin la participación de estos países latinoamericanos, perderíamos mucho potencial a la hora de desarrollar soluciones globales conjuntas para un desarrollo sostenible. No obstante, a pesar de que en Latinoamérica hay países relativamente avanzados, todavía hay varios donde se requiere reforzar capacidades y competencias. Aquí es donde un Programa como EUROCLIMA+ tiene un gran potencial de colaboración; por un lado, impulsado a los países más avanzados a entrar en el camino de la neutralidad climática y por el otro, fortaleciendo a los otros países para que progresen bajo el principio "no dejar a nadie atrás".

Desde mi perspectiva, es fundamental que EUROCLIMA+ se establezca en una plataforma de diálogo sobre políticas climáticas entre América Latina y la Unión Europea. De esta forma EUROCLIMA+ puede ayudar a consolidar visiones comunes, enfoques, posiciones, desarrollo de soluciones y tecnologías climáticas en el marco de diálogo entre ambas regiones.

EUROCLIMA + tiene mucho potencial, especialmente a través del intercambio regional del programa

¿Cómo se incorporan los nuevos lineamientos del Pacto Verde y de la recuperación verde dado el contexto actual del COVID-19, en el quehacer de GIZ y de su trabajo a través del programa EUROCLIMA+?

En el marco actual del Programa las necesidades de los países latinoamericanos se identifican a través del Diálogo País, el cual también ayuda ahora en el marco de la crisis sanitaria. Es importante señalar que los diálogos país tienen un enfoque diferenciado de acuerdo con las circunstancias nacionales.

En este sentido, a pesar del fuerte impacto que la crisis de COVID-19 ha tenido en América Latina en su conjunto, también se observan diferencias de país en país. Aquí es importante que nosotros, como Unión Europea y como programa, apliquemos un enfoque diferenciado en una etapa inicial, para apoyar a los países en la recuperación económica, social y ecológicamente justa. En esto, EUROCLIMA+ tiene una gran ventaja, porque podemos reaccionar con bastante flexibilidad a las necesidades del país respectivo, es decir, podemos acordar medidas específicas y movilizar los fondos para su implementación en un tiempo relativamente corto, adaptándonos muy bien a la situación de desarrollo específica de los respectivos países e implementar soluciones y enfoques que luego ayuden a los países hacia la era post-COVID. Esta ventaja debe aprovecharse ahora en mucha mayor medida, ya que la situación de los países se está desarrollando de manera muy diferente.

EUROCLIMA+ representa una oportunidad única para impulsar una recuperación verde en el contexto de la crisis: podemos poner el concepto general del Pacto Verde y de la recuperación verde como enfoque conceptual en todas las medidas que desarrollemos, y coordinarlo en el marco de esta plataforma de diálogo entre América Latina y la Unión Europea.

Debemos acordar en el diálogo con los países y en el diálogo regional considerando el desarrollo económico del post-COVID, que será sumamente importante para todos los países de América Latina, al igual que en la Unión Europea, como una oportunidad para evitar el retorno a un escenario de "business as usual", debemos adaptar las inversiones necesarias y el apoyo de las organizaciones multilaterales a una recuperación y desarrollo económico amigable con el clima. Con EUROCLIMA+ podemos desempeñar un rol importante aquí.

¿Qué papel puede jugar la cooperación internacional para que la agenda de recuperación económica vaya en línea con la acción climática y el aumento de la ambición de los compromisos climáticos (NDC) de América Latina?

JurgenPienso que hay una necesidad de acción que debemos abordar rápidamente. Ya hay una necesidad de acción en el campo conceptual que debemos abordar rápidamente para no perder ninguna oportunidad. Porque hay grandes oportunidades que debemos aprovechar, y sabemos que ciertamente habrá contracorrientes. Deberíamos mantenernos bien informados sobre los acontecimientos de COVID y luego, en diálogo con los países y la región, considerar cómo nuestros enfoques pueden traducirse en instrumentos de trabajo para el desarrollo, o vincularse a los instrumentos ya existentes. Una vez más, considero que la flexibilidad de EUROCLIMA+ es una gran ventaja sobre los enfoques bilaterales, es decir, los enfoques en los que la Unión Europea y Alemania negocian bilateralmente con países individuales. Por supuesto, los enfoques bilaterales son necesarios, pero siempre llevan algún tiempo hasta que estos acuerden y entren en vigor. EUROCLIMA+ tiene la ventaja de poder actuar más rápidamente y aplicar, poner en práctica y acordar medidas individuales con mayor rapidez.

Nuestro aporte a la coordinación general de EUROCLIMA+ busca fortalecer el espíritu de colaboración entre los distintos actores del Programa.

¿Y cómo se incorpora la visión de GIZ en el programa EUROCLIMA+?

Somos una organización internacional con representación en todo el mundo, con mucha experiencia en el control y la gestión de proyectos complejos y de gran volumen, y esta gran experiencia la podemos aportar como contribución importante en el programa. Además, somos valorados por las contribuciones que desarrollamos en base a nuestra experiencia práctica, que luego es vinculada por otros métodos para coordinar un enfoque común. Nuestro aporte a la coordinación general de EUROCLIMA+ busca fortalecer el espíritu de colaboración entre los distintos actores del programa.

Clave resulta nuestra presencia en muchos países latinoamericanos, donde estamos implementando una serie de proyectos climáticos hace varios años, a partir de lo cual hemos podido establecer una muy buena red de actores. Tenemos una gran competencia, tanto en los países individuales como en la región, y somos capaces de movilizar esta competencia y ponerla al servicio del programa EUROCLIMA+ junto con los resultados y experiencias de nuestros proyectos y programas.