Celebradas las dos primeras sesiones temáticas con una comunidad de practitioners integrada por más de 30 personas de los 18 países de la región

Tras el lanzamiento de la comunidad de Prácticas en ACE el pasado 25 de marzo, la primera sesión temática de la CAP (20 de Abril) se centró en compartir experiencias prácticas de ACE, concretamente la Estrategia de Desarrollo de Capacidades y Empoderamiento Climático de Chile y la Estrategia Nacional de Empoderamiento Climático en UruguayPudimos conocer con mayor detalle el diseño y/o puesta en marcha de estos procesos, a la vez que el resto de participantes tuvo la oportunidad de compartir sus reflexiones, ideas y prácticas en temas de Empoderamiento Climático. A lo largo de la sesión pudimos avanzar en el conocimiento de los elementos ACE que adquieren relevancia en las políticas públicas. Claramente la incorporación de la educación, la formación, la participación o el acceso a la información para movilizar la Acción Climática. 

En la segunda sesión, que tuvo lugar el pasado 18 de mayo, presentó como temática principal “La participación ciudadana, impulsora de la acción para el Empoderamiento Climático: Experiencia desde los países”. En dicha sesión se ha podido revisar el papel de la sociedad civil en el impulso y desarrollo de estrategias o acciones de empoderamiento climático y, más específicamente, cómo desde las administraciones públicas podemos incentivar la participación ciudadana, impulsar su protagonismo, hacerles partícipes de los programas y en definitiva, incorporar en las políticas públicas a la sociedad civil como actores relevantes de los cambios resaltando su conocimiento y prácticas. Contamos con la presencia de Valeria Torres, de la CEPAL, para poner de relieve el Acuerdo de Escazú, con su reciente entrada en vigor, por un lado, y por otro lado, conocimos los aprendizajes y grandes retos de plataformas público-civiles, como Reacciona Por el Clima coMMA en Chile, el proyecto en ClimateKic en España, y la Plataforma Climática Indígena con MINAM en Perú

En general, en materia medioambiental y, particularmente, en cambio climático, las acciones de la sociedad civil han ido por delante de la acción de los gobiernos en prácticamente todos los países; más aún, normativas que ahora nos afectan o programas que se han puesto en marcha, no habrían existido sin la movilización o demanda de la sociedad civil organizada o, al menos, no se habrían desarrollado en los espacios temporales en los que se han realizado. A modo de ejemplohemos visto como el Acuerdo de Escazú proporciona un marco de acción empoderador para la ciudadanía en participación, acceso a la información y justicia climática, o, como en el caso de Colombia, la Sentencia STC 4360 de 2018 -primera sentencia en el país producto de la demanda de una plataforma de jóvenes para acelerar la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero-. 

Entre los temas y reflexiones tratadas se abordaron cuestiones sobre cómo impulsar la movilización ciudadana como clave en nuevos consensos que permitan acelerar la acción climática; es decir, para enfrentarnos a los desafíos climáticos y medioambientales con eficiencia, celeridad y  con perspectivas de derechos humanos donde la participación y la voz de todos y todas es fundamental.

CONCLUSIONES 

La Comunidad de Aprendizajes Prácticos en Acción para el Empoderamiento Climático es un espacio de creación colaborativa y colectiva, donde el aprendizaje mutuo y compartido tienen una relevancia especial. Entre sus avances, resaltamos que las experiencias difundidas han facilitado el diálogo entre países sobre cómo llevar a cabo políticas públicas en Acción por el Empoderamiento Climático, al mismo tiempo, que se ha impulsado el intercambio de prácticas a nivel nacional. La mayoría de practiotiners de países involucrados aumentan sus capacidades  sobre ACE y herramientas que pueden poner en marcha tanto en su práctica diaria profesional y en las políticas a implementar. 

Las siguientes sesiones ahondarán en temáticas que responden a las demandas y prioridades para avanzar en su contexto sobre ACE, y por ello, abordaremos metodologías para fomentar la participación y la Educación EDS 2030 como herramienta transversal para impulsar el empoderamiento climáctico.

Sobre EUROCLIMA+    

EUROCLIMA+ es un programa financiado por la Unión Europea para promover el desarrollo ambientalmente sostenible y resiliente al clima en 18 países de América Latina, en particular para el beneficio de las poblaciones más vulnerables. El Programa se implementa bajo el trabajo sinérgico de siete agencias: Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), Agencia Francesa de Desarrollo (AFD), Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Deutsche GesellschaftfürInternationaleZusammenarbeit (GIZ) GmbHExpertise France (EF), Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas Públicas (FIIAPP), y ONU Medio Ambiente.

OREALC/UNESCO Santiago
La Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago), fue creada en 1963 con el propósito de apoyar a los Estados Miembros en la mejora de sus sistemas educativos, con la firme convicción de que la educación es un derecho humano para todos y todas, a lo largo de toda la vida. Nuestra misión es liderar, monitorear y brindar acompañamiento técnico a los países de la región a través de cada una de sus líneas de acción para avanzar hacia el cumplimiento del Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 – Educación 2030, con el involucramiento de las demás oficinas e institutos de la UNESCO, y con la participación de socios estratégicos.